RESEÑA HISTÓRICA DE LA INSTITUCIÓN 

El Instituto Agropecuario Costarricense es una institución creada por la Iglesia Católica en 1962. Funciona bajo las directrices emanadas de la Junta Directiva. Como institución jurídica de la Conferencia Episcopal, debidamente establecida, goza además del beneficio de una ley específica, la N°7772 del 20 de mayo de 1998 en la que establece que “El Estado asume los costos totales de operación y funcionamiento del Colegio Agropecuario de San Carlos y de la Escuela Técnica Agrícola e Industrial”. 

Consta de dos centros educativos de importancia para la región norte del país. A saber el Colegio Agropecuario de San Carlos y la Escuela Técnica Agrícola e Industrial (ETAI).  Es importante notar que esta ley reforma la ley inicial N°6238 para lograr la inclusión del funcionamiento de la Escuela Técnica Agrícola e Industrial como nueva oferta.

La ETAI es una institución de educación superior parauniversitaria creada por la ley 7772 de la República el 20 de mayo de 1998, con sede en Santa Clara de San Carlos brindando el servicio de educación técnica de calidad, sirviendo a toda la zona norte de Costa Rica. La ETAI ofrece a los jóvenes uno de los costos por créditos más bajos del país, ya que por su orientación social y católica se busca brindar una oportunidad educativa técnica de calidad a aquellos jóvenes con menos oportunidades educativas, colaborando de esta manera con el desarrollo social y económico del país.

Nuestro objetivo principal es la formación de recurso humano intermedio con las más altas normas de calidad educativa y profesional, bajo los principios de solidaridad, respeto y ética, también brindar un verdadero aporte al desarrollo humano y productivo de la región. 

MISIÓN

Ser parte del proyecto educativo-social de la Iglesia Católica al servicio de la formación humanística de líderes comprometidos en el desarrollo, cambio e innovación de la comunidad, la región y el país, en armonía con la naturaleza. 

VISIÓN

Ser reconocidos como una institución pionera y líder de excelente calidad, comprometida en la formación integral de las personas y de la comunidad, como aporte significativo al desarrollo sostenible, equitativo y justo.